iF será la casa de Encuentro “COP26: Acciones locales para un impacto global” organizado por Manuia y transmitido por Emol TV

Analizar las principales conclusiones, logros y avances en agenda climática global de los últimos 3 años; comprender el impacto y compromisos que significa esto para Chile y delinear los pasos a seguir – especialmente para el sector privado-, son los principales objetivos del encuentro presencial “COP26: Acciones locales para un impacto global”, que se realizará el próximo jueves 2 de diciembre a partir de las 16:00 horas.

El encuentro, organizado por la consultora Manuia y que será transmitido en vivo por Emol TV y el canal de YouTube de iF Chile, pondrá especial énfasis en la realidad y necesidad local de avanzar en los objetivos que ayuden a revertir las consecuencias negativas de la crisis climática a través de una mezcla de contenido expositivo y audiovisual capturado en la última COP 26 realizada en Glasgow, donde además distintos referentes mundiales aportarán con su visión.

Sobre el evento, Daniel Vercelli, Managing Partner de Manuia comentó que “el propósito es poder acercar los acuerdos y compromisos alcanzados en la COP26 y conocer la realidad de empresas chilenas sobre sus propios compromisos con la agenda de acción climática global. También queremos ofrecer una perspectiva de las implicancias y oportunidades para el sector privado en el país y proyectar los desafíos globales hacia el futuro, con miras a la próxima COP27?.

El seminario será conducido por el periodista Amaro Gómez-Pablos y contará con la participación de distintas autoridades, entre ellas, la ex Ministra del Medio Ambiente y Presidenta de la COP25 Carolina Schmidt Zaldívar; Gonzalo Muñoz Abogabir, Ex High Level Champion for Climate Action de COP25. Además, estará presente Nigel Topping, High Level Climate Action Champion de COP26, quien entregará una proyección de qué es lo que viene y qué se puede esperar en el futuro en la materia.

Además, el seminario contará con la participación de la Embajadora Británica en Chile, Louise De Sousa, y Alex Berland, UK Attaché to the Chilean COP25 Presidency & Ministry of Environment.

En el panel moderado por Verónica De la Cerda, Gerenta General de TriCiclos, se mostrará cómo algunos representantes del sector privado en Chile ya están alineando a sus organizaciones a esta agenda climática y cómo pueden sumarse compañías que no lo han hecho o están recién comenzando.

“COP26: Acciones locales para un impacto global”, cuenta con el patrocinio del Ministerio de Medio Ambiente, el auspicio de Caja los Andes, Coca-Cola, Natura, Polpaico, Chilexpress y suma a EmolTV como media partner.

Reporte de campañas globales por el cambio climático

El encuentro será una oportunidad para que el sector privado local pueda conocer en detalle los resultados de las tres campañas lideradas por los High Level Champion de la COP y evaluar cómo podrían replicarse estos logros a nivel nacional

1. Race to Zero: Race to Zero es la campaña global respaldada por la ONU que reúne a actores no estatales de la economía global, incluyendo a empresas, ciudades, regiones, instituciones financieras, educativas y de salud, para tomar medidas inmediatas que ayuden a reducir a la mitad las emisiones globales para 2030 y lograr un mundo más saludable y justo con cero emisiones de carbono para 2050.

A la fecha Race to Zero suma a 5.235 empresas, 1.049 ciudades, 67 regiones, 441 instituciones financieras, 1039 instituciones educativas y 52 instituciones de salud comprometidas con este propósito.

Los miembros de Race to Zero representan al menos US $ 8,59 billones en ingresos, lo que representa una suma aproximadamente cuatro veces el tamaño del PIB de Brasil.

2. Glasgow Financial Alliance for Net Zero (GFANZ): Es la campaña que permite que las grandes instituciones privadas de crédito de 45 países se comprometan a dar recursos para ayudar a la descarbonización mundial para mitad de siglo. En total, su suma asciende a US $130 billones.

El compromiso significa que para 2050 todos los activos gestionados por las instituciones involucradas estarán alineados con emisiones netas cero. Fue suscrito por 450 entidades.

3. Race to Resilience: La Carrera hacia la Resiliencia, lanzada en enero del 2021, ha desarrollado un marco de métricas para que los actores no estatales verifiquen el impacto de sus acciones en la resiliencia climática. Este nuevo marco de métricas, por primera vez, permite a los actores no estatales reportar acciones y cuantificar y verificar el impacto bajo un marco común.

El alcance de Race to Resilience incluye a personas y hectáreas de sistemas naturales, con el objetivo de cubrir brechas en la resiliencia, lo que implica que para que la campaña sea exitosa, debe incluir las regiones más expuestas, vulnerables, pobladas y extensas del Sur Global. Un alcance que incluyera activos habría tenido el efecto contrario.

VER EVENTO EN VIVO AQUÍ https://fb.me/e/2d6uGbtxj

Fuente: www.paiscircular.cl

Innovar y emprender es crear valor social

Innovación y Emprendimiento van dónde mismo y aunque no siempre caminen juntos, queremos que se visibilicen como los principales recursos para el desarrollo nacional.

Todos estamos de acuerdo con la riqueza económica y existencial que produce la innovación y el emprendimiento. Ya sea que alguien ingenie un mecanismo para combatir la desertificación, solucione algún problema industrial, o que personas visionarias y comprometidas se decidan a ampliar los límites de su oficio o profesión haciendo empresas; son todos factores esperanzadores que dan dinamismo y propósito a cualquier comunidad.

Por ese camino, Chile ha ido aprendiendo el valor de abordar las oportunidades como ocasiones de experimentación y desarrollo. El que en nuestro país se haya generado un ecosistema de innovación y emprendimiento de nivel mundial, no deja de ser sugerente y abre las puertas que más chilenos comencemos a respirar los aires de la innovación. Tarea que promete satisfacciones y desafíos, no solo porque el mundo que conocimos (o nos contaron) dejó de existir, sino porque la velocidad y el ritmo del cambio llegó para quedarse, obligándonos a abandonar nuestras resistencias naturales a las nuevas ideas y a los nuevos modelos de negocios.

El que actualmente seamos considerados el país con más emprendedores del mundo (17% hombres y 15,3% mujeres en el período 2012–2016), habla de un escenario muy optimista respecto al espíritu empresarial que se ha instalado en nuestra patria, en el que podemos comenzar a hacer definiciones mucho más ambiciosas sobre Innovar y Emprender.

Una o dos cosas (y cada vez más) en común

Un aspecto clave de este escenario es que para emprender e innovar se requiere porfía y determinación (lo que llamamos resiliencia), para afrontar frustraciones y derrotas convirtiéndolas en procesos de aprendizaje permanente. Toda experiencia de fracaso sirve a los propósitos de un emprendedor, aunque para un emprendedor nacional no se le hace necesario dar eternos palos de ciego para innovar o emprender pues Chile ha demostrado poseer cantidad y calidad de información en este campo. De hecho, podemos decir que los chilenos, además de ingenio y perseverancia para crear empresa, poseemos también la valentía para hacer frente al error y el fracaso, como señaló Alejandra Mustakis, Fundadora de IF Chile y Presidenta de la ASECH, citando un estudio del Global Entrepreneurship Monitor: “sólo un 29.4% de los emprendedores chilenos tiene temor a fallar en su emprendimiento”. Lo que posiciona al emprendimiento como una forma potente de encauzar el desarrollo personal y la productividad social, pues crea oportunidades de experimentación y aprendizaje en ámbitos tan diversos como: la creación de productos y servicios, la solución de problemas de educación, vivienda, transporte y salud o el uso de nuevas tecnologías en procesos claves de las compañías tradicionales (donde el desarrollo de startups nacionales ha llegado a desafiar la idea clásica de empresa).

En esta intersección de Innovación y Emprendimiento es que la innovación abierta y los distintos actores que configuran el ecosistema nacional se encuentran para producir nuevas posibilidades de acercamiento y creación de valor mutuo. Poner en contacto grandes empresas y emprendedores, los empuja a un diálogo “fuera de la caja”, que abre los ojos tanto al emprendedor (sobre sus posibilidades y alcance), como a las empresas consolidadas, al exponerse a innovar fuera de su ámbito corporativo. Así lo viejo, lo nuevo, lo grande y lo pequeño se unen para enfrentar los retos del globalizado mercado actual.

¿Qué viene ahora y a dónde queremos llevar a iF Chile?

Como chilenos tenemos varios desafíos que resolver, entre ellos acortar la brecha en la inclusión femenina en este ecosistema, consolidar un sistema nacional de innovación y emprendimiento con más presencia del sector privado, así como globalizar los esfuerzos de los emprendedores. Es decir, mantenernos alertas a los cambios sociales, integrar con eficacia iniciativa privada y capacidades del estado, simplificar procesos e incentivar el ánimo exportador nacional.

El trabajo de iF Chile ha sido empujar este cambio, saliéndole al paso a los temas que están moviendo la agenda del emprendimiento y la innovación a través de la cultura y la integración de empresas y emprendedores. Para que esto no se detenga es necesario continuar fortaleciendo la musculatura creativa del país, promoviendo un networking activo que reúna los grandes problemas con quienes que están creando soluciones.

Estamos desafiados a vivir en un aprendizaje y desarrollo constante de mejores herramientas para el fortalecimiento de nuestra comunidad (branding experiencial, diseño de servicios, metodologías ágiles, gamification, inteligencia aplicada al big data, etc.), pues sabemos que los desafíos no disminuirán: el espacio digital se ha disparado como un catalizador de negocios, Chile necesita seguir despegándose de la producción de commodities, incorporar modelos de economía sustentable y/o circular, así como acortar las brechas en el acceso a oportunidades en diversos ámbitos sociales. Y estos retos son apenas la parte visible de un enorme iceberg de provocaciones que se desplaza hacia nosotros, seamos pequeñas, grandes y medianas empresas o instituciones de salud, educación y vivienda (públicas y privadas).

Por estas y muchísimas otras razones es que hoy, a diferencia del desdichado Titanic, debemos dar un uso disruptivo a nuestra capacidad de emprendimiento e innovación para abordar los retos que se aproximan y no podemos ignorar. La misión de instancias como iF Chile (así como de todas las que configuran el ecosistema nacional de innovación y emprendimiento) es sacar lo mejor de nuestros talentos y generar un encuentro entre dichos talentos y los desafíos de una sociedad cada día más conectada y consciente de las oportunidades de un mundo globalizado.